El pan español, una gastronomía que llegó a México y se diversificó

El pan español es un término que se refiere a las variantes de pan de España.

El pan es parte integral de cada comida española y se sirve durante las tres comidas principales del día.

Los españoles gustan de tener diferentes tipos y formas de pan. Los panes se distinguen por sus variaciones regionales.

Tipos especiales de panes se hornean en ocasiones y se diferencian de los panes regulares en términos de la elección de ingredientes como el polvorón que es una especie de pan corto español que se come durante las cenas de Navidad.

El pan baguette clásico se encuentra regularmente en toda España.

El pan tradicional español se conoce como pan básico. Este pan básico se prepara usando ingredientes regulares como harina blanca, agua tibia, levadura seca activa, azúcar granulada, sal, huevo y harina blanca cruda.

Las proporciones de harina y agua varían según las condiciones climáticas. La masa se prepara mediante la combinación de los ingredientes y es horneado en un horno regular, se le da forma como baguette o barra y se sirven en rodajas.

Entre las variantes del pan español se tienen:

El pan de leche: son panes dulces que a menudo se sirven durante el desayuno o como merienda para el té de la tarde. El pan se divide en dos o se divide y se remata con azúcar antes de servir. El pan se sirve junto con mermelada de membrillo o mantequilla dependiendo de la ocasión en que se sirve.

El pan se prepara utilizando ingredientes como levadura seca, leche tibia, mantequilla ablandada, huevo, azúcar granulada, aceite vegetal y harina blanca cruda.

El pan español rústico: Este es un pan español muy básico y es comúnmente horneado en todos los hogares españoles con muy pocos esfuerzos. Se sirve como una comida de lado o un aperitivo.

Los españoles comieron este pan con aceitunas verdes en tiempos de turbulencia financiera. Las variantes de este pan se encuentran en Asia, Europa y Oriente Medio.

Se prepara utilizando ingredientes como levadura activa seca, harina blanca cruda, mantequilla, agua, huevo y sal. A veces, la harina blanca no blanqueada se reemplaza con harina de grano regular o harina de ocho granos y la mantequilla se sustituye con aceite.

Polvorón: Se trata de un shortbread suave y pesado que se prepara en Andalucía y se sirve durante la Navidad. Las variaciones de este pan se disfrutan en las ex colonias españolas y en los países latinoamericanos.

Muchos expertos en alimentos creen que el pan se originó en las regiones levantinas. Pertenece a la categoría de Mantecado que a menudo se confunde con polvorón. Este pan también se sirve en Filipinas. Las recetas varían mucho de un país a otro.

El Polvorón se prepara utilizando los ingredientes como azúcar, harina de todo uso, mantequilla derretida y leche en polvo. A veces esta variante de pan español es aromatizada con la canela y el chocolate.

Lo genial de todo esto es cuando llega por primera vez a México, abriéndose todo un abanico de posibilidades junto a la repostería francesa en donde hasta el día de hoy podemos ver una enorme variedad de panes que van desde el pan salado conocido como bolillo o birote hasta la enorme variedad de pan dulce.

La mayoría de los panes mexicanos son únicos en su especie y están vinculados a la historia y la cultura de las propias regiones a lo largo del país.

México ha superado a España en la variedad de panes que hace y se tiene una de las más variadas tradiciones de pan en donde se estima que existen entre 300 a más de 1000 piezas de pan diferentes.

Quién se resiste a comer las conchas, el beso, el granizo, las orejas, las magdalenas, las donas… y un largo etcétera.

De hecho, ahora existen vertientes en donde empresas han visto en este singular alimento una forma de negocio, como por ejemplo las donas para eventos, en donde los niños y no tan niños disfrutan de este singular anillo de espuma.

En fin, la cuestión es que ante la fusión de culturas hoy podemos deleitarnos con un delicioso pan.