Disfruta tu viaje internacional sin contratiempos

Una de las mejores experiencias que he tenido en lo que a viajes se refiere es la de visitar países extranjeros. Recuerdo con especial agrado la ocasión en que visité las ciudades de Berlín y Köhln, en Alemania, porque lo hice en compañía de mi mejor amiga. Era el sueño de ambas recorrer esos históricos lugares y realmente la pasamos de maravilla, entre antiguos edificios y catedrales, museos, parques y calles que aún resguardan vestigios de la Alemania dividida. También dedicamos un día a las compras, por supuesto, y fue ahí donde comenzó a gestarse el único, pero ciertamente molesto contratiempo que tuvimos.

Mi amiga compró unos productos de belleza que encontró a excelente precio; entre ellos, un perfume. Lo que no contemplamos, quizá por las emociones y el cansancio que ya se dejaba sentir, fue que viajábamos en una aerolínea de bajo costo (algo así como el Volaris o el Interjet europeo) y que sólo llevábamos equipaje de cabina, pues no consideramos necesario el documentar una maleta extra (la mayor parte de nuestro equipaje estaba en Barcelona, la ciudad donde yo vivía entonces y desde donde viajamos a tierras germanas).

¿Y por qué era importante considerar el detalle anterior? Porque el perfume que compró mi amiga venía en una botella de 200 mililitros y, naturalmente, esa cantidad de líquido no podía transportarse en cabina. ¡Cómo se nos fue a olvidar! Mi amiga no pudo contener algunas lágrimas de coraje al ver su preciada compra tirada a la basura; no tanto, me dijo después, por el dinero perdido, sino por el hecho de que hubiera pasado por alto una regla tan elemental.

Yo traté de mostrar mi empatía, diciéndole que, después de todo, a mí también se me había pasado y que, de hecho, a cualquiera se le podría “ir el avión” en este sentido. Aquella experiencia también me mostró que nunca está de más recordar esos principios casi obvios, pero muy importantes de cumplir en los viajes, y particularmente en los que son al extranjero. A continuación les menciono algunos.

pasaporte

Confirma la vigencia del pasaporte

Es difícil que alguien trate de salir del país con un pasaporte vencido e imposible que logre hacerlo. Sin embargo, lo que también debe cuidarse es que la fecha de vencimiento no sea anterior a la fecha en que se tiene planeado el regreso. Si tu pasaporte vence pocos días o semanas después de tu fecha de regreso al país también podrías tener problemas para que te permitan el ingreso a tu destino. Y en cualquier caso, no debes confiarte, ya que puedes toparte con algún contratiempo que te obligue a retrasar la vuelta. Si el documento vencerá en una fecha próxima a la conclusión de tu viaje, lo mejor es acudir con anticipación a la Secretaría de Relaciones Exteriores, para que lo cancelen y emitan uno nuevo.

Informarte de los requisitos de ingreso al país que visitas

Aunque son muchos los países que no exigen un visado especial para los turistas mexicanos, cada nación tiene sus propias restricciones en cuanto al tiempo que puedes permanecer en su territorio como turista y además, es posible que existan otros requisitos para permitir tu ingreso (vacunas, certificados de salud, documentos que comprueben tu solvencia económica, etcétera). También considera que debido al turbulento panorama internacional, nuevas reglas y restricciones se imponen día con día, así que lo más recomendable es consultar directamente con la embajada del país al que viajas, para estar al tanto de todo lo que necesitas.

Cuida tus documentos personales durante el viaje

Guarda tu pasaporte, identificación oficial, boletos de avión y tarjetas de crédito en una bolsa especial, que se sujete bien a tu cuerpo y que puedas llevar cómodamente contigo durante el vuelo y el tránsito por los aeropuertos. Existen diversas opiniones respecto a la pertinencia de cargar tu documentación todo el tiempo una vez que llegas a tu destino. Hay quien así lo hace y con ello puede arriesgarse a perderla; también hay quienes optan por dejarla en el hotel y con ello se exponen a la posibilidad de un robo.

Mi recomendación es que midas el terreno. Si tu habitación del hotel tiene una caja de seguridad, podrías dejar ahí alguna documentación importante y parte de tu dinero; si no, lo mejor sería llevarlos contigo. En todo caso, lleva siempre una identificación oficial; distribuye tu dinero en distintas bolsas, que de preferencia queden ocultas. Y si te llevas el pasaporte, guárdalo en una bolsa especial que puedas colgarte al cuello y que siempre tengas pegada al cuerpo.

Reúne información básica de tu destino antes de viajar

Las rutas y horarios del transporte público, las opciones de traslado entre el aeropuerto y la ciudad, las rutas para ir desde tu alojamiento al lugar que te interesa visitar; estos datos te facilitarán la vida durante el viaje y ayudarán a que no te vean la “cara de turista”. No es por desconfiar de antemano, pero el parecer distraído o desorientado, o el que efectivamente te pierdas, te hace más vulnerable a las argucias de la delincuencia.

Prefiere las tarjetas al efectivo

Aunque parezca comercial, en los viajes al extranjero las tarjetas son de gran ayuda. Seguro ya conoces las famosas marcas que son aceptadas en todo el mundo. Con ellas podrás pagar en la mayoría de los establecimientos, sin preocuparte por el cambio de divisas, y si necesitas efectivo, podrás retirarlo en cajeros, en la moneda local. Sólo recuerda informar a tu banco cuándo, a dónde y por cuánto tiempo viajarás, para que no bloqueen tu cuenta por cuestiones de seguridad.